Que un sofá sea cómodo es siempre nuestra principal finalidad. De nada vale que tenga un diseño a la moda si cuando nos sentamos en él no nos sentimos como en casa gracias al confort que nos debe de ofrecer.

Es una realidad que cada persona tiene unos gustos distintos y la comodidad no es una excepción. A algunas personas les gusta más que el sofá sea blando y se adapte al máximo a su cuerpo, a otros que sea duro y grande… Pero siempre hay unos parámetros básicos que debe cumplir un sofá para ser lo más cómodo posible sea cual sea tu gusto. Echa un vistazo a los principales tipos de espumas que existen para poder escoger el que más se adapta a ti.

La altura de los respaldos

Aunque sea algo a lo que no damos mucha importancia es uno de los elementos principales del sofá. Los respaldos deben encontrarse entre 90/95 cm desde el suelo hasta la parte más alta.

Con estas medidas nos aseguramos de que podremos reposar nuestra espalda y cervicales de forma cómoda en él. Recuerda que cuando nos sentamos en el sofá hemos de hacerlo en una posición de descanso y no de tensión por eso no es recomendable sentarse en una posición erguida forzada.

La altura del reposabrazos

En este caso la altura perfecta variará en función de la finalidad del sofá. Si lo que queremos es usarlo principalmente para sentarnos debe ser un poco más alto de 30 cm. Si, por el contrario, usaremos el sofá para dormir es aconsejable que el reposabrazos tenga una altura muy parecida a la de la almohada.

La espuma del sofá

La espuma que decidas usar para los cojines de tu sofá determinará la altura a la que se quedará el asiento del mismo y esto es muy importante tenerlo en cuenta.

Lo ideal es que siempre nos lleguen los pies al suelo y que la espuma sea lo más adaptable al cuerpo posible. Si lo vas a utilizar para dormir y quieres asegurarte de que será cómodo lo más aconsejable es usar una espuma con las características similares a las espumas para colchón.

Si todavía tienes dudas y quieres más información sobre este tema puedes ponerte en contacto con un profesional a través de nuestro correo electrónico o puedes visitarnos presencialmente y llevarte en ese mismo instante la espuma que necesitas. ¡Llámanos!