Cuando hablamos del cuidado de un bebé sabemos que hay algunas decisiones que no se deben tomar a la ligera y escoger la espuma para su cuna es una de ellas. Si tienes dudas sobre este tema ponte en contacto con un gran equipo de profesionales y ellos te ayudarán en todo lo posible.

Es muy importante que el pequeño pueda descansar con la mayor comodidad posible ya que son muchas las horas que pasan durmiendo en la cuna, de 15 a 17 durante sus primeros meses de vida. A continuación te mostramos algunos factores que debes tener en cuenta para adquirir una espuma de calidad y tener la tranquilidad de que tu hijo descansa bien cómodo.

Privacidad

  1. Las dimensiones

Las cunas para recién nacidos suelen tener una medida estándar de 50x80cm y las cunas normales de 60x120cm.

Si bien esto es cierto, cuando adquieres una espuma de calidad puedes adquirir las dimensiones que desees ya que el mercado tiene en cuenta que las opciones para cada familia deben ser distintas y adaptarse al máximo a las necesidades de cada niño.

2. El material

La espuma es uno de los materiales más recomendables para un colchón de cuna ya que respeta la forma del bebé, se adapta a sus movimientos y a la forma de su cuerpo.

Reduce los puntos de presión y ayuda a que se sienta cómodo en todo momento sin importar la postura en la que se encuentre. Además, es un material muy transpirable por lo que reduce la posibilidad de almacenar humedad o bacterias.

3. La densidad

Este es uno de los puntos más importantes a tener en cuenta antes de comprar cualquier tipo de espuma, la firmeza es un factor decisivo.

Los pediatras recomiendan usar una densidad semidura que ronda los 22 kg/m³ para que no ejerza demasiada presión en el cráneo del bebé ya que durante el primer año de vida es mucho más sensible.

4. La funda

Y para terminar ten en cuenta que igual de importante es una buena espuma como una buena funda. Las más utilizadas son las fabricadas completamente de algodón ya que son elásticas y cuentan con un compuesto antibacteriano que la protege de ácaros.

Es ideal para asegurarte de que no le producirá irritaciones ni incomodidades en la piel del bebé.

Si estás buscando espuma de calidad ponte en contacto con una empresa profesional con años de experiencia como Espumas del Vallés. ¡Y no te preocupes por nada!