Son muchas las ocasiones en las que necesitamos que nuestra casa o negocio esté en pleno silencio, bien sea por comodidad, por trabajo o porque hay demasiado ruido en el exterior y esto dificulta nuestra rutina diaria. Este problema se suele ligar a residentes de ciudades pobladas o centros de ciudades/pueblos, pero lo cierto es que todos, vivamos donde vivamos, necesitamos esos momentos de paz.

Aislar una habitación no es tan complejo como puede parecer, se puede hacer de forma económica y con nociones mínimas sobre bricolaje. ¿Quieres saber cómo? ¡Sigue leyendo!

Existen diferentes formas y materiales que te pueden servir para esta finalidad y que puedes adquirir en cualquier tienda de bricolaje o incluso tenerlos ya y darles este nuevo uso. A continuación te los mostramos:

1. Con pintura aislante

Existe una pintura creada a partir de látex y agua que crea una membrana capaz de absorber el sonido llegando a reducirlo hasta en un 30%. Es una forma fácil y efectiva de reducir el sonido del exterior, sólo con aplicarla sobre nuestras paredes ya reduciríamos al treinta por cien las ondas que entran de la calle. La mejor forma de adquirir esta pintura es en locales especializados, te asegurarás de que es de buena calidad y cumple al máximo la finalidad para la que la estás adquiriendo.

Privacidad

2. Con estanterías

Sí, ¡Con estanterías! Es una forma elegante de solucionar el problema del sonido. Podemos colocar un doble fondo a las estanterías, que no llama la atención a los invitados y que sirve para amortiguar los sonidos. Además, los libros también ayudan a esta tarea, recuerda que cuanto más cubras la pared de tu inmueble más ayudarás a que las ondas no lleguen a invadirlo.

3. Con tapices

Esta es una de las formas más sencillas y efectivas de hacerlo. Puedes usar elementos como moquetas, alfombras, cortinas o papeles de pared para aumentar el grosor de la pared a la vez que decoras la habitación. Nosotros te aconsejamos meter debajo del tapiz una capa de espuma aislante, de esta forma aumentarás en gran medida la insonorización del inmueble.

4. Con doble cristal

Esta no es la forma más sencilla pero sí una de las más efectivas. Con un doble acristalamiento de un espesor mínimo de seis milímetros las ondas acústicas ya no podrán acceder a tu inmueble. Para instalarlas tendrás que contactar con un profesional capaz de instalarte o venderte este tipo de material.

Estas son unas de las principales formas de aislar los sonidos de forma económica y eficiente (en su justa medida), pero existen muchas otras. Dependiendo de la necesidad que tengas de que el ruido no entre en tu inmueble deberás realizar unas acciones u otras.
Nosotros, como profesionales con años de experiencia, podemos aconsejarte sobre cuál es la opción más adecuada para tu caso. El ruido exterior es un gran factor de incomodidad que puede arruinar un hogar o negocio, no lo dudes, aíslalo del exterior y disfruta de una comodidad plena.