Las mejores espumas para sofás

Inicio >> Las mejores espumas para sofás
Si estás pensando en adquirir un nuevo sofá o quieres renovar el que ya tienes, antes que nada, debes tener en cuenta uno de los elementos más importantes del mueble: la densidad de la espuma.

De ella va a depender la comodidad y la durabilidad que buscas. Por ejemplo, una espuma de poca densidad quizás es confortable al principio pero es muy probable que se deforme con el paso de los años.

Otro caso recurrente es que hayas probado el bien en la tienda durante unos minutos y te haya parecido cómodo pero cuando pasas en él horas y horas sientes que no es tan placentero como recordabas. A continuación te daremos unos cuantos tips sobre todo lo que debes saber antes de comprar una nueva espuma para tu hogar.

¿Qué tipos existen?

Una de las espumas más resistentes y duraderas que existen en el mercado es la espuma de poliuretano. Este tipo se deforma muy poco y por eso casi siempre es usada en la parte de los asientos. Pero… ¿Cómo sabemos que el poliuretano es de calidad?

Bien, tenemos que fijarnos en el retorno. Las espumas de calidad siempre tienen un buen retorno, es decir, vuelven a su estado primario con facilidad.

¿A más kilos más sólido?

Esta es una de las preguntas más frecuentes que nos solemos hacer y lo cierto es que no. La dureza va relacionada con las partículas que tiene la espuma por metro cúbico y no con los kg. De hecho, dentro de un mismo peso existen espumas blandas y duras.

Las espumas más usadas son las que rondan de 15 kg hasta los 55 kg y, dentro de ellas, existen variantes más o menos rígidas y de mayor o menor calidad. La calidad de la espuma dependerá de si adquieres goma espuma convencional o espuma de alta resiliencia (HR). La primera opción es más económica, es buena para muebles a los que se les va a dar un uso ocasional. La segunda, tiene un coste más elevado pero te asegura una durabilidad casi en perfecto estado y es ideal para muebles de uso prolongado como el sofá del hogar.

Debes encontrar la que más se adapta a tu peso, tus necesidades y tu comodidad y esto no siempre pasa bajo los parámetros ya establecidos. Por esta razón, te aconsejamos adquirir espumas a medida que se adaptan especialmente a ti.

Al principio puede parecer innecesario pero, a largo plazo, tu descanso será mucho mejor si la superficie en la que te acomodas está hecha en base a tus características. Incluso tu salud te lo agradecerá.

¿La misma espuma para todo el sofá?

No siempre se usa un mismo tipo de espuma para todos los bloques del mueble. Lo ideal es que la zona de los asientos cuente con una espuma de mayor densidad porque es la que recibe todo el peso del cuerpo. En cambio, no es necesario utilizar este tipo en el respaldo ya que el peso que recibe este es sólo el de la espalda. Para esta zona es aconsejable una de menor densidad, que te envuelva cuando te sientas.

Recuerda que tu sofá es uno de los lugares donde más tiempo pasarás en tu hogar, investiga sobre qué opción es la que más se adapta a ti antes de lanzarte a la compra. ¡No te arrepentirás!

Privacidad